post

Está más que claro que no todos saben aprovechar el tiempo libre, los momentos de ocio son apreciados más como espacios temporales para no hacer nada que como la oportunidad de hacer muchas otras cosas.

En décadas anteriores a todo el ‘boom’ tecnológico era común encontrar campamentos de verano, juegos en las calles, noches de películas, exploraciones por campos y ríos, en general la vida estaba afuera y se disfrutaba de otro modo.

Con todas las comodidades que la tecnología ha traído consigo entretenerse es mucho más fácil pero también ha hecho del tema algo rutinario y esclavizante para algunos que no ven el resto de posibilidades que internet y los demás avances tienen para ofrecer. El entretenimiento cultural es pues la salida para el tedio tecnológico y la aventura de volver a vivir la vida fuera.

Encontrar formas de entretenimiento cultural es mucho más fácil ahora, por lo que no aprovecharlo es solo una excusa, las ciudades son los lugares donde más opciones se encuentran, sin embargo el campo y la naturaleza son también sitios adecuados donde aprender y asimilar muchas otras cosas que lo urbano no alcanza a dimensionar, permite abrir los ojos a la cultura más allá de lo que la sociedad considera así, para ampliarlo a un concepto todavía más abierto y nutrido.

Entretenimiento cultural urbano

La ciudad es la meca del entretenimiento cultural, el cine, el teatro, los conciertos, los museos y tantos otros lugares son solo la punta de iceberg de lo mucho que se puede conocer. Probablemente en la misma ciudad donde se viva existan teatros con ofertas sumamente interesantes de entretenimiento cultural con obras de teatro, stand up, seminarios e infinidad de otros eventos de los cuales mucho no conocen si quiera su existencia.

De igual manera es fácil predecir que existen clubes de lectura, de danza, de teatro o de música de los cuales no se tiene conocimiento y que están allí para nutrir la mente mucho más allá de la imaginación.

Cuando de entretenimiento se trata, la oferta es todavía más amplia con los múltiples sitios especializados en música de uno u otro género, presentaciones en bares de músicos que apenas arrancar sus carreras o teatros y cineclubes que exploran esas películas y obras que no suelen ser comerciales.

Entretenimiento cultural rural

Como dijimos antes, la cultura no solo se haya en la urbe, el campo es también un singular maestro para aprender de respeto, amor y comprensión con la naturaleza, allí el contacto directo con el mundo hace que el aprendizaje de los múltiples ritos, costumbres y tradiciones sea enriquecedor a tal punto de lograr entender el porqué de muchos de los comportamientos humanos y asimilar lo bueno de estas nuevas costumbres para aplicarlas en el diario vivir.

La apertura mental que se puede lograr con la búsqueda de entretenimiento en la cultura va más allá de simplemente pasar el tiempo, es crecer como persona y formarse para ser algo más de lo que se espera, un ser pensante que entiende su entorno y puede disfrutar de él de muchas maneras diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *